La noche que Diego Armando Maradona emocionó a todo Lanús

Hay días que, sin lugar a dudas, ya forman parte de los anaqueles históricos del Club Atlético Lanús; son recuerdos que perdurarán para siempre en la memoria de los hinchas, que serán transmitidos de generación en generación. Una de aquellas noches emblemáticas, dignas de los libros de historia, fue el 11 de junio del 2008; aquella velada en la que Diego Armando Maradona visitó la Fortaleza, la tierra del vigente campeón del fútbol argentino, para jugar un ratito con el Pepe Sand y el Laucha Acosta, bajos las órdenes de Ramón Cabrero.

El contexto de aquel encuentro ya es historia conocida, pero nunca está mal remarcarlo. Se trató de un duelo amistoso entre el Granate y Talleres, reeditando el antiguo clásico de barrio. En aquel entonces, los de Remedios de Escalada se encontraban en una delicada situación económica, que ponía en peligro la propia existencia de la institución, y desde Arias y Guidi abrieron las puertas del estadio para poder ayudarlos. Pero no sería uno más, ya que quién se sumó a la movida fue el Diego, que en aquel entonces tenía 47 años y hacía poco más de una década había disputado su último partido oficial.

Maradona jugó el primer tiempo y un rato del segundo para el Granate y pudo marcar: metió un gol de penal, para la ovación de todos los presentes. Luego, fue sustituido, pero no se quedó en el banco: se puso la casaca de Talleres y terminó el encuentro con la roja y blanca. De un lado, estaba el Pepe Sand, el Laucha Acosta, Carlos Bossio, Hugo Morales, entre otras leyendas e integrantes del equipo campeón del Apertura 2007. Del otro, varios emblemas de la “T”, entre las que resaltaban Germán “el Tanque” Denis, que una década después jugaría en Lanús.

Todo quedó registrado por las cámaras de Lanús 2000 que, en aquel evento, siguió de cerca a D10S, tanto dentro del campo de juego como en los vestuarios, dejando hermosas imágenes, como un abrazo con Ramón Cabrero o una charla con Lautaro Germán Acosta. “Me pasaron tantas cosas por la cabeza por volver al barrio. Yo nací en Lanús, en el Hospital Fiorito. Me pegaron tantas veces, pero nunca me van a pegar en la memoria. Lo de Lanús es genial. Yo soy de Boca y de Lanús. Estoy muy agradecido con esta gente, me demostraron un cariño enorme. Volví a hacer un gol, se lo quiero dedicar a mis viejos que los amo”, dijo luego del partido. ¡Te extrañamos, Diego, todos los días y toda la vida! ¡Gracias!

Así fue la visita de Diego Armando Maradona a la Fortaleza, el 11 de junio del 2008:

Deja un comentario