La historia de Matías Bustos, el juvenil de Lanús que emocionó a toda Mendoza

La cantera de Lanús es una fuente inagotable de talentos. Siempre surgen nuevos nombres que dan que hablar, hasta muchos de ellos, a medida que van sumando minutos, experiencia y constancia, logran llegar a la Primera División del fútbol argentino. El Granate es un club que apuesta a sus inferiores y tiene proyectos a futuro. Muchos chicos sueñan con poder arribar a una institución con renombre para empezar su carrera: uno de ellos es Matías Bustos.

Matias es mendocino, categoría 2008 y juega de 11, pero también por izquierda. Con tan solo 13 años, dejará a su familia -como otros tantos jóvenes-, para mudarse a la pensión de Lanús. Desde los 4 años su vida gira en torno al fútbol, empezó en el club Godoy Cruz Antonio Tomba, pero dos años después, su familia se mudo a Fray Luis Beltrán, una localidad del departamento de Maipú. Allí, inmediatamente, se inscribió a la Cooperativa Norte, que tiene el fútbol de salón más importante en la provincia. 

Ya con 9 años, el Club Fray Luis Beltrán se fijó en él para que sea parte de la categoría 2008. Era dar un paso a la cancha de fútbol 11. Para el 2018, cuando agentes del Granate se encontraban haciendo pruebas en Mendoza -más precisamente en la ciudad de Palmira-, buscando nuevos habilidosos en la materia, se toparon con Matí. “Me acuerdo que ese día no toco mucho la pelota, pero lo eligieron para que vaya a Buenos Aires, a seguir jugando en Lanús. Evidentemente vieron algo más, porque en el primer partido que jugó en Buenos Aires hizo cinco goles”, mencionó Jorge, su padre, al medio VíaPais.

Desde ese año juega en Lanús y participó de algunos torneos, pero recién ahora comenzará a vivir en la pensión del club. Sus padres lo visitaran cada vez que puedan, debido a que la institución le ofreció pagarle sus viajes y darle hospedaje para que se reencuentren. Si bien su talento se hace notar, porque lo han buscado clubes como Independiente Rivadavia de Mendoza, Godoy Cruz, Vélez y Argentinos Juniors, entre otros, él prefirió la camiseta Granate. 

Previo a su viaje a Buenos Aires, la localidad de Maipú enloqueció con la noticia y le preparó una fiesta de despedida, hasta Matías Stevanato, intendente del lugar, acudió a ella y le regaló unos botines para empezar está nueva osadía. Este domingo ya viajó para instalarse en la pensión de Cabrero y Guidi, por lo que esta semana empezará a entrenarse con sus otros compañeros, para poder ser una promesa el día de mañana y así cumplir su sueño. “Estoy muy feliz, nervioso, ansioso. ¡Una mezcla de todo!”, sostuvo el chico.

Toda la información y las mejores notas del Club Atlético Lanús están en Engranados. Pueden seguirnos también en nuestras páginas de Facebook, Twitter, Instagram y Google News. Activa las notificaciones en tu navegador para que todo el contenido te llegue antes que a nadie o bajate nuestra APP (disponible para Android).

One Comment

Deja un comentario