“Lanús es mi casa”: Martina Della Chiesa, presente y futuro del deporte Granate

Martina Della Chiesa es una de las mayores promesas del deporte Granate. Pero no solamente resalta por ser un proyecto a futuro, sino también por su presente de oro. En mayo pasado, la joven patinadora, de apenas 18 años, integrante de la Selección Argentina de Patín Artístico, consiguió la medalla de oro en el Torneo Panamericano de Clubes y Naciones, que tuvo lugar del 3 al 9 de mayo en la ciudad de Guayaquil, Ecuador.

Martina se consagró en las categorías senior, en disciplina libre, y dejó bien en alto no solamente la bandera celeste y blanca, sino también el escudo del Club Atlético Lanús. En un mano a mano especial, Engranados chaló con ella para conocer su historia, ligada al deporte y con la institución de Cabrero y Guidi siempre presente en su vida y en su corazón.

Yo arranqué a lo patinar a los seis años, pero desde los tres hago deporte. En aquel entonces hacía Gimnasia Artística, también en Lanús. Un verano, en la Colonia del club, nuestra profesora, que era instructora de Patín Artístico en el Club Guido, me dijo que tenía que patinar, que me veía talento. Ahí surgió mi pasión. Cuando tenía 11 volví a Lanús y nunca más me fui. E incluso, cuando no practicaba deportes, seguía viniendo siempre al club. Desde que nací es mi segunda casa. Estoy orgullosa de formar parte de esta institución, que tanto nos apoya a las deportistas“, contó.

Cuando era chiquita, mas allá de que competía, me tomaba al deporte más de forma recreativa. Yo iba, salía a la pista y disfrutaba, como lo hago ahora, pero no le daba tanta trascendencia. Creo que cuando comencé a competir a nivel nacional e internacional ahí fue donde dejó de ser un juego para mí y le empecé a dar mucha más importancia. Mi primer campeonato importante fue a los 7 y a los 13 salí del país por primera vez para representar a la Selección Argentina, en los Juegos Sudamericanos en Paraguay. Estaba re contenta, no solo porque quedé entre los 10 mejores sino también porque fue un paso importante en mi vida. Yo tuve la suerte que mi familia siempre me apoyó, más cuando era chica, pero es mucha responsabilidad a esa edad. Con los estudios no tuve problema, los colegios a los que fui siempre me entendieron y acompañaron. Siempre traté de dar lo mejor, y pude hacerlo gracias al acompañamiento que tuve“, agregó.

Además, se refirió al reciente Torneo Panamericano en Ecuador, sus sensaciones luego de llevarse la medalla de oro y lo que se viene en su carrera en el corto y mediano plazo. “Se extrañaba competir, mucho, después de todo lo que pasó. Con esto de la pandemia se frenó todo. Fue muy lindo, un campeonato hermoso. Cuando me dieron el puntaje y había quedado primera, no caí, no lo podía creer. Asimilé todo cuando subí al podio y escuché el himno argentino. Después volver al club y que todas mis amigas y compañeras me reciban, fue maravilloso. Al igual que el Mundial del 2019, mi primera Copa del Mundo, este torneo va quedar siempre en mi memoria. Era una categoría difícil, con muchas buenas patinadoras. Ahora se viene un nuevo Mundial y los Juegos de la Juventud en Lima“, dijo.

Por último, contó lo que simboliza para ella el Club Atlético Lanús y la importancia que ha tenido no solamente para su carrera para su vida en general: “Siempre me abrieron las puertas, desde un inicio. Es hermoso el espacio que nos dedican. No hay muchos clubes que tengan una pista como la que tiene el Polideportivo. Quiero agradecerle a la Coordinación de Deportes Amateurs e Inclusivos que siempre están ahí, apoyándonos, a mí y a todos los deportistas”, concluyó.

Deja un comentario