Conocé a María Delia, la vecina de Lanús que emocionó a todos en La Voz Argentina

El pasado jueves, luego de la definición de Masterchef Celebrity Argentina 2, se estrenó en Telefé una nueva edición de La Voz Argentina, el famoso reality que busca impulsar a los mejores artistas desconocidos, al menos para el público en general, del país. Y este domingo tuvo su primera gala del fin de semana, uno de los días más fuertes del programa, por la audiencia que se genera; se suelen guardar a los y las mejores para esas fechas. Y hubo una cantante que se destacó: María Delia Elissetche.

Vecina de Lanús, más precisamente de Monte Chingolo, María Delia tiene 51 años y se presentó varias veces a los distintos catings. Finalmente, en esta edición, la tercera que se lleva adelante en Argentina, fue seleccionada para las Audiciones a Ciegas, la primera etapa de una de las competencias más famosas del mundo, y que en esta ocasión tiene como jurados a Ricardo Montaner, su más grande ídolo, Lali EspósitoMau y Ricky y Soledad Pastorutti. Para convencer a los jueces, ella eligió la canción Nostalgias, de Plácido Domingo.

Luego de la inolvidable velada, charló con Engranados y nos contó, en un hermoso mano a mano, sus sensaciones después de cumplir uno de sus más grandes sueños.Estoy en shock todavía. Traté de disfrutar el minuto a minuto y vivir el momento. Cuando pisé el escenario no lo podía creer, fue una cosa que me voló la cabeza. Muchas veces la gente piensa que tiene menos posibilidades por la edad y no puede cumplir sus metas, pero sí se puede. Claro que se puede”, dijo.

Además, nos habló un poco de su historia, eternamente ligada a la música. “Tengo 51 años y las cosas cuando era una niña eran muy diferentes. Los padres no apoyaban tanto los proyectos de los hijos si estaban relacionados con la danza o la música, así que trabajo desde muy chica, pero todos mis juegos estaban relacionadas con la música. A los 18 años me casé con el hombre que ayer se emocionó cuando yo cumplí mi sueño. Él me incentivo a que vaya a cantar a Si lo sabe, cante de Roberto Galán y no gané, pero salí segunda. Tuve otra oportunidad para ir a Grandes valores del Tango, pero en el medio quedé embarazada y la música quedó un poco más relegada en mi vida. Cuando mi hijo se empezó a dedicar a la música a través del Conservatorio, mi marido encontró un folleto con clases sobre iniciación a la comedia musical y me animé a empezar con esto de la música. Estudié, tomé clases de teatro y me empecé a dedicar al canto. Me invitaron a cantar en distintos teatros under y en el Teatro Roma de Avellaneda. Luego empecé a presentarme en distintos castings, no solo de La Voz, sino también en un programa de tango que Silvio Soldán tenía en Crónica. No quedaba, pero quería cumplir mi sueño de poder cantar a pesar de mi edad”, manifestó.

“En el 2018 hice el casting para este programa y no se pudo hacer, primero porque hubo un inconveniente en Telefé y se suspendió. Luego porque vino la pandemia. Hasta que este año se hizo y me terminaron llamando. Un mes después de haber hecho el casting se comunicaron con mi trabajo, me fui a hablar al baño y un productor de Telefé me dijo que había quedado pero que no podía contar nada, porque todo eso es muy cerrado hasta que salga al aire. Yo casi que me quería morir por no poder contar la emoción terrible que tenía. Volví locos a mi marido y a mis hijos, uno es fanático de Lanús, que me tuvieron que bancar. Un mes y medio después de ese llamado me avisaron que se iba a suspender, por este inconveniente que tenía Telefé. Pasó tanto tiempo en el medio que realmente pensé que no me iban a volver a llama. En febrero con mi marido nos contagiamos de COVID-19 y él estuvo tan mal que hasta se tuvo que internar. Y en marzo recibí el llamado para ir a participar, fue una experiencia rarísima. Dos o tres días después de tener el alta, me estaban acompañando a La Voz”, agregó.

Pese a que, lamentablemente, ninguno se dio vuelta en su audición, todos tuvieron elogios para con su voz y su talento. Principalmente Ricardo Montaner, quién, se podría decir, es un vecino más, al igual que Delia, si tenemos en cuenta su origen en Valentín Alsina, Lanús. Y fue con él, con su ídolo, con el que protagonizaría uno de los momentos más emotivos de la velada, cuando ambos compartieron un dueto que hizo lagrimear a todos los que estaban del otro lado, viendo el programa en sus televisores.

Miraba la silla de Montaner cuando fui a probar sonido y pensaba ‘no voy a poder cantar cuando este hombre esté ahí’. Yo lo sigo desde que tengo 18 años, voy a verlo a recitales, he hecho colas de horas y horas, he acampado por una entrada, no conseguía un autógrafo de él por ninguna parte y en La Voz del 2018, que lo iba a ver siempre cuando grababa, logré conseguir una foto con él y su firma, pero no me llegué a conformar del todo. Estoy muy contenta de haber logrado cantar con él, pienso en ir por más, en cantar más que el estribillo con él la próxima vez. Ahora quiero ponerle más fuerza y más énfasis a mi carrera y tratar de cantar todo lo que pueda. Amo cantar, me siento feliz en un escenario y con la gente escuchándome“, concluyó la charla con Engranados.

Deja un comentario