Futbol

Defensas bajas

Ramiro Speranza | 8 de febrero de 2018

Lanús recibió un duro golpe en Mendoza y cayó por 4 a 1 ante Godoy Cruz. Octavo encuentro sin triunfos a nivel local para un Granate que se aleja cada vez más de la zona de clasificación a torneos internacionales. Como si fuera poco, es el equipo que más goles recibió en lo que va de la Superliga y el próximo domingo enfrentará, en la Fortaleza, nada menos que a River Plate.

Lanus sufrió un duro golpe en Mendoza. Este miércoles, por el postergado de la décima fecha de la Superliga, el Granate cayó por 4 a 1 ante Godoy Cruz y sumó su octavo partido consecutivo sin triunfos por el torneo local. Los comandados por Ezequiel Carboni se convirtieron en el equipo que más goles recibió en lo que va del campeonato y se alejan de la zona de clasificación a torneos internacionales.

El Granate salió al Malvinas Argentinas con 10 jugadores surgidos de las inferiores de entre los 11 titulares -tres de ellos que tuvieron su debut en la última semana: Thaller, Ortíz y Belmonte-. El primer tiempo fue muy parejo. Ambos equipos proponían y, por momentos, se dio un partido de arco a arco. Más allá de ciertas imprecisiones, principalmente en el posicionamiento defensivo, con desaciertos desde el inicio del pleito, Lanús fue quien dominó la primera etapa a base de un buen manejo de pelota y una buena transición defensa-ataque. Sin embargo, sumándose al problema defensivo, la falta de eficacia ofensiva fue uno de los principales motivos por los cuales el Granate no se puso al frente en el marcador, sin sacarle mérito a la defensa de Godoy Cruz que supo cerrarse y achicar los huecos, impidiendo los ataques del rival. De esta manera, con un encuentro más que parejo y que se veía prometedor para los de Arias y Guidi, el PT culminó con empate en cero.

Al salir los equipos nuevamente al terreno de juego se dio un hecho destacado, y es que Román Martínez volvió a pisar un verde césped con la camiseta Granate, ingresando en lugar de Marcelino Moreno y siendo así la primera vez en la Era Carboni en sumar minutos. En el segundo tiempo cambió absolutamente todo lo que se había dado en la primera etapa. Producto de una clara vulnerabilidad defensiva en Lanús, Godoy Cruz se empezó a animar, a presionar cada vez más arriba, a estar más cómodo en cuanto a la definición de la jugadas ofensivas y a dominar el encuentro.

A los 9 minutos de la segunda etapa, Viera, de cabeza, marcaba el primer tanto para el Tomba. Apenas 6 minutos después, y tras una mala salida de la defensa, García, sólo, la picó por encima de Esteban Andrada, marcando así el segundo gol del local. Pese a que Lanús intentaba, no encontraba la forma de penetrar la defensa de Godoy Cruz, sumado también a un posicionamiento defensivo adoptado por los de Ezequiel Carboni con el fin de evitar volver a quedar mal parado y tener una mayor diferencia en el marcador, algo que, finalmente, ocurriría a los 39 minutos cuando, de penal, tras una infracción de Thaller, Garro puso el 3 a 0. Tras esto, el Grana se despertó y salió a buscar achicar la diferencia lo antes posible, lo cual hizo que se generarán dos jugadas de peligro bastante interesantes, cuya última ocasión culminó en el tanto de Fernando Barrientos, que puso 3 a 1 el encuentro a los 43 minutos. Sin embargo, la cosa no iba a terminar ahí. Cuatro minutos después, y de cabeza, el Morro García pondría cifras definitivas y sentenciaría la historia en Mendoza. Con el pitazo del árbitro se selló la derrota 4 a 1 de Lanús ante Godoy Cruz.

De esta manera, Lanús continúa en el puesto 22 de la tabla de posiciones de la Superliga con 15 puntos, a seis de los puestos de clasificación a torneos internacionales y a nueve de Arsenal de Sarandí, último ubicado en el presente torneo. Además, se convirtió en el equipo con más goles recibidos en lo que va del campeonato, habiendo recibido 25 goles en las 14 fechas disputadas hasta el momento. El Granate no tendrá descanso ya que el próximo domingo, a las 21:30 horas, deberá recibir en la Fortaleza nada menos que a River Plate, en lo que será el primer choque entre ambos tras la histórica hazaña conseguida hace pocos meses en la semifinal de la Libertadores. Un Ciudad de Lanús que, seguramente, estará colmado para alentar a un Granate que no viene atravesando su mejor momento a nivel deportivo pero qué más que nunca, no sólo por el equipo sino también por los pibes, situados en un contexto en el que se ven obligados a convertirse en hombres de un día para otro, necesita el aliento del hincha para tratar de revertir esta situación.