Futbol

Crecimiento invisible

Ramiro Speranza | 3 de marzo de 2018

Con un mal rendimiento, Lanús cayó por 2 a 1 ante Arsenal, último de la tabla y que pelea por salvarse del descenso. Hace 162 días que el Granate no gana de visitante por la Superliga.

Lanús visitaba Sarandí para enfrentar a un Arsenal muy complicado con el descenso, dependiendo de un milagro para permanecer en Primera. El Granate iba por los tres puntos para acercarse a los puestos de clasificación a torneos internacionales, sin embargo, las imprecisiones y el planeamiento táctico y la garra del Arse fueron más. Dura derrota para los de Ezequiel Carboni por 2 a 1 en la previa del encuentro de vuelta por la Sudamericana ante Sporting Cristal.

Durante la primera etapa, se pudo ver un Lanús con posesión pero que no sabía controlar la pelota en periodos largo de tiempo y poder materializar eso en jugadas de peligro. A eso, se le sumó una férrea presión de Arsenal que, por momentos, hizo trastabillar a los jugadores Granates, ante la imposibilidad de jugar con comodidad en el mediocampo y el primer tercio de la cancha. Como si esto fuera poco, el conjunto de Sarandí tuvo un gran planteamiento táctico, a destacar teniendo en cuenta la situación deportiva que está atravesando, y unas buenas transiciones defensa-ataque que, en buenas partes del encuentro, dejaron mal parada a la defensa. Con tantos de Chaves a los 12 y Curado a los 36 minutos, los de Ezequiel Carboni concluyeron la primera etapa cayendo por dos tantos contra cero.

En el segundo tiempo, se vio una mejoría por parte de Lanús, principalmente en ataque, dado los ingresos de Di Renzo y Castillón. El equipo trató de ser más efusivo en los ataques y, a los pocos minutos de arrancado el suplementario, empezó a dar sus frutos. Derribo sobre Marcelino Moreno en el área y, a los 9, Alejandro Silva puso el 2 a 1 de penal. Tras esto, el equipo se animó, sin embargo, pese a que mantuvo los números en cuanto a posesión, siguió siendo impreciso y, en ningún momento, se vio un equipo dominador. A esto se le sumó la vulnerabilidad defensiva que tuvo el equipo en casi todo el encuentro y que hizo que, en varias oportunidades, Arsenal estuviera a punto de poner cifras definitivas. Esto claro, sumado al espíritu que mostró el equipo del “Huevo” Rondina en este difícil momento que atraviesa el club, no sólo por la entrega sino por el planeamiento táctico que impuso. Finalmente, Pedro Argañaraz pitó su silbato y dio final al encuentro. Lanús perdió por 2 a 1 ante Arsenal. El Granate no gana hace 162 días de visitante mientras que el conjunto de Sarandí se impuso por primera vez de local por la Superliga.

Lanús, que había mejorado el nivel, con buenas demostraciones ante River y Sporting Cristal, y que había tenido una gran fortaleza ante Rosario Central con un equipo alternativo, hoy decayó en rendimiento. Como si fuera poco, lo que se le viene al Granate es de suma importancia: el partido de vuelta por la Primera Ronda de la Copa Sudamericana ante Sporting Cristal. Ese crecimiento que se había demostrado hoy está hecho un fantasma e invisible a plena vista, es por eso que deberá hacer que aparezca pronto, de cara a un compromiso más que fundamental para el semestre y también para recuperarse rápido en el torneo local, de cara a mantener la histórica racha de clasificación a torneos internacionales.